Cinco plantas purificadoras de aire

En una ciudad tan contaminada como Bogotá las plantas purificadoras de aire cada día reciben más atención, los niveles de partículas contaminantes sobrepasan en muchas ciudades el límite de seguridad para la salud humana marcado por la OMS. La gran mayoría de las personas interesadas en tener plantas en su hogar nos preguntan frecuentemente cuáles se deben ubicar en interiores para mejorar la calidad del aire de sus espacios.

El aire de los espacios interiores empeora con el paso del tiempo, no solo por la contaminación exterior sino por los productos químicos y sintéticos que liberan compuestos orgánicos volátiles que son perjudiciales para la salud a partir de ciertas concentraciones. Los contaminantes más comunes y que las plantas se encargan de filtrar son benceno, xileno, amoníaco, tricloroetileno, formaldehído y dióxido de carbono.

Además de la polución producida por las ciudades, estos contaminantes también se generan a partir de  plásticos, fibras sintéticas existentes en diferentes tejidos, muebles de maderas aglomeradas, PVC, pinturas y barnices, disolventes,  adhesivos,  estufas y calentadores de gas, ambientadores, insecticidas, sistemas de aire acondicionado, impresoras y fotocopiadoras, productos de limpieza del hogar y para el aseo personal.

En 1989, la NASA a través de un estudio dirigido por el doctor Bill Wolverton, director de la organización ambiental Wolverton Environmental Services, llevó a cabo un estudio para determinar cuáles son las más idóneas para cumplir con esta misión en un espacio cerrado, hoy queremos compartirles estas  cinco especies de  plantas muy fáciles de cuidar y que nos beneficiaran enormemente.

Potus (Epipremnum aureum)

Es una planta colgante o trepadora, crece mejor en ambientes fríos y con poca exposición a la luz solar, es resistente y no requiere de grandes cuidados, solo hay que regarla cuando la tierra esté seca.  Absorbe principalmente formaldehído, xileno y benceno, evitando así irritaciones en los ojos, garganta o piel, además ayuda a eliminar olores.

Espatifilo, flor de la paz, vela del viento, flor de muerto (Spathiphyllum sp.)

Esta planta puede sobrevivir con poca luz y poca agua, hay que regarla regularmente y no debe recibir luz solar directa, se especializa en remover esporas de moho y absorbe los cinco contaminantes estudiados por el informe de la NASA. Para una mayor eficiencia, se recomienda eliminar el polvo de sus hojas con regularidad.

Cinta o mala madre (Chlorophytum comosum)

La cinta es una planta de fácil mantenimiento y es una planta de interior muy popular, debe ser regada constantemente sin dejar que se seque la tierra y no debe recibir luz solar directa pero si estar en un ambiente iluminado naturalmente, es efectiva para combatir contaminantes incluyendo el benceno, formaldehído, dióxido de carbono y xileno.

Lengua de suegra, lengua de tigre, sansevierias, espada de San Jorge (Sansevieria trifasciata)

Esta planta se usa mucho en la decoración de interiores, es muy resistente a insectos y resiste cambios variables de temperatura, puede sobrevivir con poca luz y poca agua, es ideal para eliminar benceno, xileno y tolueno, tricloroetileno y formaldehído. Por la noche, absorbe CO2.

 

Árbol del caucho (Ficus robusta)

Crece en cortos periodos de tiempo así que debes tener en cuenta que es una planta que necesita espacio, es importante saber que sus hojas pueden ser venenosas para algunos animales domésticos, es eficaz para eliminar formaldehído del aire y como tiene un índice elevado de transpiración ayuda a mantener la humedad en el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *